26 febrero 2015

Picando piedra en el Combine

Los nombres de los que se han salido en el combine, pues casi que ya les teníamos fichados. Digamos, que estábamos en sobreaviso de que Vic Beasley, Kevin White, Marcus Mariota, Owamagbe Odighizuwa o Jake Fisher (por decir unos) podían sobresalir. Pero en esta casa siempre se pone la lupa del combine sobre los que vienen por detrás. Jugadores que hasta ahora estaban proyectados para más allá de los 2 primeros días de draft (4th rd o más) y que ahora ya suenan mucho más fuerte; y jugadores que no estaban proyectados para siquiera ser drafteados, y ahora están en los radares.

Quarterbacks: Bryce Petty no lo ha hecho nada mal en las pruebas, y ahora ha de subir un poco respecto a donde estaba proyectado (4th-5th rd). Sigue existiendo el miedo de que su capacidad para la toma de decisiones no vaya a la par de su físico. Cody Fajardo no estaba en las quinielas, pero viendo como se mueve el muchacho puede que alguien se anime a draftearlo e intentar convertirlo en un nuevo Colin Kaepernick (que también salió de Nevada).


Runningbacks: David Johnson y Trey Williams han subido como la espuma en este combine, y seguro que ya no están proyectados en 5th-6th rd (aunque con las reticencias a draftear RBs en rondas altas, nunca se sabe). Williams es un RB ligero para juego abierto, y Johnson es un bruiser clásico, que viene de un college pequeño (Northern Iowa). De otro college pequeño (NDSU) sale John Crockett, que ahora puede empezar a sonar para las últimas rondas.

Wide Receiver: JJ Nelson se ha coronado como el jugador más rápido de este combine, pero no nos quedemos solo con eso. Sus pruebas de salto vertical y horizontal son también destacables. En muchas tablas se le coloca en 6th-7th rd, como un wideout. Quizás ahora se le pase a considerar un slot reciever (mide 1.80), y suba puestos. Chris Conley y Kenny Bell eran nombres del vagón de futuros undrafted free agents, y ahora gracias a un buen combine pueden aspirar a ver su nombre llamado desde la tribuna.

Tight Ends: No es mala la hornada de TEs de este año, en calidad y cantidad. De ahí que los 3 nombres que voy a decir a continuación están muy fuera del radar (vamos, que no apuntaban ni a 7th rd). Haber cuanto suben Blake Bell, Nick Boyle y MyCole Pruitt.

Offensive Line: No suele haber mucha fluctuación en esta categoría, ya que con los OLs tiene un peso mínimo las actuaciones puntuales comparadas con todo el bagaje anterior. Me quedo con 2 nombres que tienen una situación parecida. Laurance Gibson y Terry Poole estaban rondando los primeros puestos de 4th rd en los boards, y ahora están en ascenso.

Defensive Line: He apuntado 2 DEs, todos ellos etiquetados como jugadores para esquema tipo 4-3. Preston Smith estaba proyectado sobre 4th rd, un DE para jugadas de carrera. Quizás ahora le den un pase como un DE más completo. Zach Wageman (producto de Montana) apuntaba a un compensatory pick de 7th rd o algo así, pero a mi sus números me parecen bastante buenos, como para ser un 6th tardío.


Linebackers: Me ha quedado bien la selección aquí, un OLB para 3-4, uno para 4-3 y un ILB. Hay una excelente clase de pass rushers este año, hay como 20 candidatos mejores que Davis Tull, pero un buen combine le debería instalar en 7th rd. Como OLB clásico Ben Heeney ha tenido una actuación notable en pruebas de resistencia, lo que le debería acercar a una 5th rd (también como ILB para 3-4). Y como MLB clásico, apunto a Stephone Anthony, que hasta pasado el combine no figuraba cerca de la frontera entre 3rd y 4th rd.


Defensive Backs: Clayton Gaethers es un SS que ha subido bastante, de la 7th rd o por ahí donde estaba situado en los boards que he mirado. Aparte de este, hay 2 FSs que han hecho buenas pruebas y que estaban fuera del radar. Son Adrian Amos y Damarius Randall

08 febrero 2015

1 campeón, 6 estados

Este es mi pequeño homenaje anual al equipo campeón de la NFL. Este año toca hablar de la historia de los New England Patriots. Nos vamos a Boston, a 1959.

La franquicia nació con la AFL, pues su fundador Billy Sullivan es miembro del Foolish Club. Junto a los fundadores de Titans (Jets), Chargers, Raiders, Bills, Oilers (Titans), Broncos y Texans (Chiefs) crearon la AFL, la liga que revolucionaria el panorama del football hasta tratar de tú-a-tú a la NFL, y lograr una fusión.

Pero la ciudad de Boston no era ajena al football antes de 1960, aunque si sorprende que su presencia fuese tan reducida e intermitente para ser una ciudad histórica de la costa este. En 1929 la ciudad recibió a los Pottsville Maroons, bajo el nuevo nombre de Boston Bulldogs. Duraron solo un año en la NFL. En 1932 se fundaron en la ciudad los Boston Braves (Redskins desde 1933), pero en 1937 se mudaron a Washington. Y en 1944 se crearon los Boston Yanks, que tras 4 años de sin gloria se mudaron a New York.



En 1960 los Patriots se encuadraron en la AFL East. Así nacieron 2 de sus grandes rivalidades históricas, con Titans (Jets) y Bills. Pero sin embargo su primer rival fueron los Houston Oilers. Ellos les dejaron sin AFL Championship en 1961 y 1962. En 1963 y liderados por el Gino Cappelletti (WR), Nick Buoniconti (LB) y Bob Lee (DL), llegaron hasta la final, donde cayeron ante los San Diego Chargers. 1964 se encontraron con unos grandes Bills que los dejaron sin final, y el resto de la década se la pasarían en la oscuridad.

Tras tocar fondo en 1970 (primera temporada en la NFL) decidieron darle un cambio al equipo. Se asentaron a las afueras de Boston y decidieron cambiarse el nombre. Tras que la liga les prohibiese llamarse Bay State Patriots, decidieron probar a abarcar mas fanbase llamándose New England Patriots. En 1937 llego como HC desde Oklahoma, Chuck Fairbanks. El cambio fue positivo en lo organizativo, pero hasta 1976 (año de debut del gran CB Mike Haynes), no pisaron tierra de playoffs. Empezó aquí una época medianamente buena que duro hasta 1980, pero las 2 visitas a playoffs (1976 y 1978) se saldaron con 2 derrotas (con Raiders y Oilers).

Todos los 80s y la primera mitad de los 90s son un autentico erial. Eso sí, el único oasis en el desierto es un campeonato de la AFC y una visita a la Super Bowl. En 1985, los Pats de John Hannah (OG), Andre Tippett (LB) y Stanley Morgan (WR), se deshicieron en playoffs de Raiders y Dolphins (dos de las potencias de la época). La Super Bowl XX fue otra cosa, la legendaria defensa de Bears fue demasiado. 1986 les vio ganar la división, pero cayeron ante Broncos en el primer partido de playoffs. 2 años buenos en 3 lustros horribles.



El equipo estaba en tal declive que en 1994, que el dueño Jameis Orthwein lo tenía todo listo para mover el equipo a St. Louis bajo en nombre de Stallions. Para hacerlo necesitaba comprar al dueño del Schaefer Stadium sus derechos antes, pero ese hombre (que era Robert Kraft), le hizo una contraoferta, y se hizo con el equipo. Ahora el equipo tenía estabilidad y a Bill Parcells de HC. Como añadido, cambiaron sus históricos uniformes rojos por unos azules (la base de los actuales).

1996 volvió a ver el equipo campeón de la AFC, con nombres como Drew Bledsoe (QB), Troy Brown (WR), Teddy Bruschi (LB) o Ty Law (CB). Cayeron ante Packers en la Super Bowl XXXI. Parecía avecinarse una buena época, pero malos rollos internos frustraron algo que podría haber sido mejor. Bill Parcells y Kraft no se podían ni ver, y el HC se marcho. Pete Carroll llego desde San Francisco para suplirle, y pese a meter al equipo en playoffs en sus 2  de sus 3 años, Kraft también opto por cambiar de nuevo. Fue entonces cuando sucedió lo que dio la estabilidad definitiva. Y hasta hoy.



Bill Belichick, que andaba en Jets domo asistente de Parcells, tomo una decisión que aun hoy es sujeto de análisis. Horas después de ser nombrado HC de Jets, renuncia y es nombrado HC de Pats (la NFL obligara a Pats a entrega a cambio un 1st rd pick). Además en  2000 eligen en 6th rd del Draft a Tom Brady. Y esta historia reciente seguro que todos la conocéis.

14 años después: 181 victorias, 12 años de playoffs, 12 títulos de división, 6 títulos de conferencia, 4 victorias en Super Bowls. Muchas luces, mucho brillo y trofeos (y algunas sombras que aun hoy les persiguen, como el Spygate). Pero vamos, que son 14 años que quien no los querría.

02 febrero 2015

Super Bowl XLIX: Patriots campeones

¡Los New England Patriots son los nuevos campeones de la NFL! Es su 4ª victoria, que les coloca aun más alto en las estadísticas de los libros de historia de la NFL. Pero ya habra tiempo de hablar de eso y del MVP de Tom Brady, cuando haga el tradicional articulo homenaje a los campeones. Ahora toca hablar de lo de ayer. Por cierto, notareis que me excedo en el uso de adjetivos al hablar del final del partido. Lo merece. Totalmente.



El partido empezó con dos punts, parecía que se estaban tanteando. Aunque lo más exacto seria decir que los Pats salieron temerosos de la posibilidad de que la defensa de Seahawks se anticipase a los pases medios y largos, y que el ataque de Seattle salió frio como siempre.

La cosa siguió el guion que muchos podíamos tener en la cabeza con el 2º drive de Patriots. Brady puso la directa y empezó a convertir 3rd downs usando al RB Shane Vereen como main target. La secondary de Seahawks cubría bien el campo, pero no podía responder a un RB saliendo del backfield. Y así hasta llegar a la goal line, donde llego la anticipación propia de la gran secondary de Seahawks. INT de Jeremy Lane, que se acaba lesionando la muñeca en el return. Clave esta lesión, veréis porque.

Tras otro punt de Seahawks, que seguían sin saber muy bien qué hacer en ataque, llega otro drive de Patriots. Y aquí viene la diferencia con el segundo: Jeremy Lane ya no está. El nickleback es ahora Tharol Simon, y Brady lo busca. A Simon se le escapa Julian Edelman en un par de jugadas, una de ellas en un 3rd down en donde el pocket de Brady se había roto, y todo apuntaba a que saldría el punter. Al final Brandon LaFell anota el primer TD del partido. Mala señal.



Un par de punts mas, de nuevo el ataque de Seattle en blanco, pero esta vez la defensa frena totalmente el passing attack de Patriots. Ahora es cuando aparece el jugador que evita que el ataque de Seahawks se pase todo el partido en blanco (Lynch aparte), Chris Matthews. Este WR totalmente desconocido hasta ayer y que llego a la NFL desde la CFL, se convirtió en el go-to-guy de Russell Wilson. Marshawn Lynch anota el TD del empate.

Llegan las prisas con el 2 minute warning, y Tom Brady lidera un drive que en 1:45 anota 7 puntos. La defensa de Seahawks, tocada en lo físico, no puede cubrir decentemente a Rob Gronkowski en la jugada del TD. Pero si esto nos pareció rápido, descubrimos la velocidad luz con el drive de Seahawks. 7 puntos en 29 segundos, con Chris Matthews agrandando con un TD una historia personal que parecía de película. Y así, 14-14 al descanso.

El 3rd quarter parecía avecinar una avalancha de Seahawks para cerrar el partido. Eso parecía tras verles anotar 10 puntos (el TD de Doug Baldwin) e interceptar de nuevo a Brady. El partido entro en una fase confusa entonces, con Patriots mas apresurados por avanzar yardas de lo que habían estado antes, pese a que aun quedaba tiempo y solo perdían de 10. Y Seahawks mientras incapaces de convertir un 3rd down. Y esto sería una herida interna en Seahawks, que iba a ir debilitando sus posibilidades de Lombardi poco a poco.

De hecho el peor 3rd & out estaba por llegar. Patriots anotan un TD con Amendola justo en los morros de una secondary agotada por pasar demasiado tiempo en el campo y por la falta de sustituciones. Entonces, con 7:55 restantes, los Seahawks se ven obligados a sacar al punter tras solo gastar 1:03. De las 3 jugadas, 2 fueron pases incompletos de Russell Wilson. El mal play calling asomaba ya la cabeza. O el culo, porque vendría de culo.



Siguiente drive de Patriots, un calco del anterior. Sin presión sobre Brady (Cliff Avril estaba en el vestuario con una concussion) y con la secondary agotada, Pats avanzan sin oposición. Julian Edelman remata la jugada. Quedan 2 minutos, Seahawks necesitan un TD para ganar, justo cuando peor estaba su ataque. Pero esto se parecía demasiado al final del NFC Championship como para descartar a los campeones. Hicimos bien en no descartarlos. En principio.

Un par de pases precisos de Wilson a Lynch y Ricardo Lockette movían a Seahawks a territorio enemigo. Y aun quedaba 1 minuto. Entonces es cuando Jermaine Kearse hace el más difícil todavía sobre la cuerda y sin red. Recepción circense desde el suelo que ponía a Seahawks en la redzone. Los fantasmas más oscuros invadían a Patriots, era el mismo guion que en las dos últimas Super Bowls perdidas. Todo estuvo a punto de apagarse cuando en la siguiente jugada Marshawn Lynch se queda a media yarda de la goal line. Y Seahawks aun tienen tiempo y downs. No había forma de pararlos. Salvo claro, que se paren ellos a sí mismos.



En la peor jugada cantada en la historia de la Super Bowl, el OC de Seattle decide no usar a Marsawn Lynch. Darrell Bevell decide no usar al RB que llevaba 4.6 yds/carry en una jugada de 0.5 yds. Atentos porque, según él, es porque los Patriots estaban preparados para la carrera con 8 jugadores en la caja. Pero tampoco se le ocurrió un bootleg pass, usar la read option o un QB dive. Se le ocurrió un pase al medio que fue precisamente y preciosamente interceptado por Malcom Butler, el undrafted rookie convertido a héroe de leyenda.


Pats habían ganado de la manera más improbable, increíble y cardiaca posible. Seahawks habían perdido de la manera más lamentable, patética y absurda posible. Del playbook de Seahawks deben salir puñados de jugadas que dan 0.5 yds al mejor rushing attack de la NFL, aun ante ese tipo de defensa. En su lugar, se canto una jugada de la página de jugadas idiotas y dementes. En una Super Bowl. En la última jugada. Es una decisión estúpida con la que Seahawks tendrán que convivir para siempre.

31 enero 2015

La Super Vispera (no se me ocurría otro titular)

Ambiente de víspera. La calma antes de la tormenta (la tormenta antes de la otra tormenta más calmada si vives en el norte, que menuda nos está cayendo). Recojo aquí algunas cosillas que van pasado en estas horas previas. Y mañana vía Twitter todas las ultimas horas que vayan saliendo. Ah, y la dichosa predicción a la que he dado muchas vueltas. Eso también mañana.



Como ante todo partido, los injury reports son los que dictan el ritmo de las previas (Aclaratorio: probable indica ~25% de posibilidades de jugar, questionable un ~50%). Los Patriots tienen solo a un jugador en la lista de questionable, y sería una baja muy sensible de no poder jugar. Se trata del C Bryan Stork, que tendría que ser sustituido por Ryan Wendell de no estar listo para mañana. Salvo por eso, Patriots pueden presumir de estar muy bien físicamente.

Seahawks no tienen a nadie puesto como questionable, pero tienen 3 probables en la secondary que requieren atención especial. Son nada menos que el tridente formado por el FS Earl Thomas, el SS Kam Chancellor y el LCB Richard Sherman. Todos van a salir a jugar y van a darlo todo, pero siendo jugadores tan físicos y que tienen en la seguridad de sus placajes una de sus mejores armas, preocupa que su capacidad para cerrar jugadas en campo abierto se vea mermada.



En las últimas horas se ha sabido que el TD anotado por Nate Solder en el AFC Championship era ilegal. El motivo es que Cameron Flemming, que servía de extra OT en estas jugadas de línea desequilibrada, se declaro elegible tras una jugada en la que era ineleigble. El reglamento dice que para hacer eso debe haber un tiempo muerto, o debes venir de la banda. Los árbitros no lo vieron.

Se ha hecho hincapié en que los árbitros estén atentos a este tipo de jugadas. Y como novedad en la Super Bowl, los árbitros van a identificar a los OL declarados elegibles y a los RB/TE/WR declarados inelegibles, e informaran con el micrófono. Los espectadores lo agradeceremos.

Los dos nombres de jugadores que más estamos escuchando estos días son los de Rob Gronkowski y Marshawn Lynch. Son los dos hombres clave para los ataques de cada equipo. Las defensas no pueden ser individualizadas tan fácilmente (la de Patriots es un bloque sin demasiadas aristas, y la de Seahawks tiene demasiadas estrellas brillantes como para elegir). Pero aquí os dejo 2 nombres, Rob Ninkovich y Bobby Wagner. El primero es el hombre que debe romper el pocket que protege a Russell Wilson, el segundo es el hombre que puede hacer a Patriots unidimensionales parando la carrera.



Y para cerrar un repaso a la parte extra-deportiva, porque la Super Bowl es más que un partido:

Los tickets más baratos que quedan a la venta anden por los 9000$.

Las casas de apuestas no tienen un favorito claro, la diferencia de entre lo que se paga por uno y por otro es mínima.

La NBC ha vendido los derechos por 30 segundos de publi a 4500000$, y esta vez parece que va a haber más tráiler de película que anuncios de coche.


Katy Perry cantara en el descanso, al parecer en un show con tematice cheerleading squad, y con aparición de Lenny Kravitz.

29 enero 2015

Super Bowl XLIX: La previa

¡Quedan poco más de 72 horas para la Super Bowl! Es el momento para la previa de “no disparen al quarterback”. Recordar que el sábado tendréis aquí un articulo recogiendo  la ultima hora de lo deportivo y lo extradeportivo (que esto es nada menos que la Super Bowl, un autentico espectáculo).

Patriots y Seahawks no se enfrentan desde 2012 (victoria de Seahawks en Seattle). No han cambiado mucho los equipos desde entonces, pero si lo justo para que el análisis de aquel partido no nos pueda llevar a muchas conclusiones. Miremos los datos de esta temporada para encontrar las claves del partido en ataque y defensa para cada equipo.



Primero toca hablar de los que jugaran como visitantes (de blanco), los Patriots. Para su ataque el gameplan es más claro que el agua: crear formaciones y rutas que den espacio a Rob Gronkowski. Los datos dicen que Seahawks son más vulnerables cuando es un TE el que les ataca, y más aun si les atacan por el lado izquierdo del ataque (el lado opuesto al de Richard Sherman). Que no tengan miedo en buscarle demasiado y a que los Seahawks se adapten a ese juego, el tamaño de Gronkowski permite lanzarle pases medios-largos y que siempre tenga una oportunidad de bajar el balon. Y ojo a esas formaciones desequilibradas que se han puesto de moda, porque encajan en este plan perfectamente.

En defensa la clave está en mantener un equilibrio en la defensa, que no descuides ni la presión exterior (para evitar que Russell Wilson se sienta cómodo para correr) ni la presencia interior (para que Marshawn Lynch no te pase por encima). Si, esto es algo harto de difícil de conseguir sin ningún fallo. Quizás la manera más fácil de obtener una línea de defensa de este estilo es abrir la posición de DEs y OLBs, y que tanto FS como SS ayuden a los ILBs.

Y no hay ni que decir que si Pats se encuentran en situación de decidir donde ponen un hombre extra, ese tiene que vigilar a Lynch. Y procurar placarle y no ser la victima de un missed tackle. Dont’a Hightower es el hombre a tener en cuenta en esto de intentar parar a Lynch.



Ahora a hablar de los que actuaran de locales, los Seahawks. Quizás os sorprenda (si es que no lo sabíais ya), pero a lo largo de la temporada los Seahawks tienen una media de yds/game mas alta que la de Patriots (376 yds frente a 366). Mover las cadenas y la efectividad en 3rd down es clave para conseguir esas yardas, y por supuesto que ningún drive acabe en un 3&out. Los drives tienen que llegar a territorio del rival, y sacar al menos 3 puntos siempre.

Pero aquí hay que matizar, porque en la redzone es donde hay que ser todo lo agresivo que se pueda. Tiene un juego de carrera (Wilson incluido) que genera 5.3 yds por intento. Si estas en 4th&2 o 4th&1 en al redzone, hay docenas de jugadas que te pueden dar un 1st down. Seattle tiene que morder.

Y en defensa, quizás deban hacer cosas muy opuestas a las que hicieron el año pasado. Entonces salieron súper agresivos a cazar a los receptores cerca de la goal line (y a Manning claro), pues sabían perfectamente que el plan de Broncos era el pase corto. Ahora con Patriots quizás convenga dejar a ellos enseñar sus cartas primero, un par de drives. Una vez tengan las pistas del plan del rival, podrán pasar con menos riesgo a un playcalling mucho más agresivo con Tom Brady. Tienen que hacer parecer a Brady que aquellos Giants que le atormentaron 2 veces en 2 Super Bowls, han vuelto. Pero mejorados.




Hasta aquí mi previa. No toméis lo leído como verdades definitivas, son solo intuiciones que tengo. Pero yo confío mucho de ellas, que en estos playoffs mi nivel de aciertos ha sido muy aceptable. ¿Pronostico? Aun es pronto.

26 enero 2015

¡Empieza la Super Semana!

¡Empieza la Super Semana! O sea, la semana antes del Super Sunday. O sea, la semana de la Super Bowl.

Las novedades siguen viniendo desde el frente abierto la semana pasada, el cual promete seguir teniendo recorrido. Se trata del asunto de los balones de Patriots, y la verdad merece nuestra atención. Porque la teoría de que 11 balones pudiesen perder presión hasta rebasar el límite (por debajo) por sí mismos, o por la madre naturaleza, no es valida. Ya lo ha dicho Bill Nye.



Repito por enésima vez que eso no afecto al resultado del partido, pues solo se jugó con balones no reglamentarios la primera mitad de aquel AFC Championship, y la brecha en el marcador se abrió en el 3rd quarter. Pero alguien dentro del organigrama de Pats la ha cagado (intencionadamente o no), y se han de depurar responsabilidades. La última confirmación es la de que se usaron los mismos balones en la segunda mitad tras re-hincharlos, y tras su uso no perdieron presión. Esto solo deja una conclusión, los balones llegaron al inicio del partido manipulados, después de que en la revisión de árbitros (2 horas antes del partido) estuviesen correctamente hinchados.

Pero hay más novedades sobre Patriots. Brandon Browner se ha convertido en uno de los jugadores más entrevistados de los de New England. El CB logro el anillo el año pasado con Seahawks, pero se paso toda la postseason apartado del juego por sanción por uso de sustancias. Ahora en Patriots, esta ante la opción de jugar al Super Bowl y sacarse la espina.



En el lado de Seahawks viven muy tranquilos. Saben que todo el asunto de los balones puede espolear a Patriots, pero es un riesgo a correr a cambio de la tranquilidad con la que se han tirado estos días. Aparte del semanal aviso por parte de la NFL a Marshawn Lynch de que no haga gestos obscenos en el campo, el foco a estado alejado de ellos. Pero prepararos para toda una semana de debates sobre el duelo Tom Brady vs. Richard Sherman. Sherman responderá siempre a su partícula manera, y atraerá el foco hacia él. Por cierto, el codo lesionado de Sherman está listo para la acción.

Lo de Pete Carroll con los Patriots no es un debate, si no más una revisión de la historia. Recordar todos que Carroll entreno en New England de 1997 a 1999, siendo el ultimo HC de Pats no llamado Bill Belichick. Han pasado más de década y media, y tampoco fue un despido traumático para Carroll, pero no dudéis que estas cosas le motivan. Ya sacara un calendario de 1999 y lo pondrá en la pared del vestuario, o algo así.


Os dejo aquí mi calendario particular: el jueves previa de la SB, el sábado resumen de las últimas sensaciones antes del partido. Y por supuesto, toda la información cuando suceda en Twitter

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes